TRAILER MEMORIAS DE IDHÚN

diumenge, 14 de juny de 2009

LAS SIMIENTES VISUALES

















EL ALFABETO DE LA NOVELA

dissabte, 13 de juny de 2009

YO AUTOR - LAURA GALLEGO

Os contaré un poco sobre mi biografia... Nací el 11 de octubre de 1977 en Quart de Poblet, en Valencia. A los once años, ya empecé a escribir con una amiga mía, llamada Miriam, y entre las dos escribimos una novela llamada Zodiaccía, un mundo diferente. No está publicado, pero se puede ver en mi página web, para a quien le interese.

El primer premio que obtuve fue a los 21 años, con Finis Mu
ndi, mientras aún estaba estudiando. Después de este, escribí La Leyenda del Rey Errante, el cual me parece mejor que el anterior...

Soy fundadora de la revista universitaria Náyade, y fui codirectora de la misma desde 1997 a 2000.
Mi primera trilogía fue Las Crónicas de la Torre, y la verdad es que obtuvo mucha popularidad. A raíz de esta trilogía, tuve muchos más seguidores.
En 2004 empecé mi segunda trilogía, Memorias de Idhún, y este fue mi mayor éxito hasta el momento, co
n más de 750.000 ejemplares vendidos.


Ahora mismo, vivo en Alboraya, un pueblo cerca de Valencia y realizo mi tesis doctoral sobre el libro de caballería
Belianís de Grecia de Jerónimo Fernández.

Mi estilo para escribir, normalmente es de histórico-fantástico, o de fantasía. Aunque con Las Hijas de Tara, probé también la ciencia ficción. Y también por ejemplo, el tema amoroso es tanto o más importante que el fantástico en Memorias de Idhún.



dimecres, 10 de juny de 2009

POEMA DE LOS PERSONAJES

Nadie podía alcanzarme
Nadie podía vencerme
Alzándome solo en mi reino de hielo
Escarcha y oscuridad, veneno y silencio
Y me gustaba, mi dama de luz

Pero nunca había visto un alma como la tuya
Brillante como nada que hubiera conocido
Una nueva estrella dando calor a mi vida
Tan preciosa, tan radiante, tan dolorosa
Y la necesitaba, mi dama de luz

Así que te busqué, pequeña
Y la luna me mostró tu rostro
Las aguas susurraron tu nombre
Los vientos me trajeron tu olor

¿Qué puedo hacer, oh, qué puedo hacer?
Si eres la única
A la que no puedo mirar?

Podrías haber tenido cualquier rostro
Cualquier otro nombre, cualquier otro olor
Podrías haber sido cualquier otra persona
Pero tú, oh, tú, ¿por qué tú?

Intenté apartarte de mi camino
Intenté vencer a este maldito destino
Pero no hay hielo que pueda enfriar tu sonrisa
Y me gustas, mi dama de luz
Y te necesito, mi dama de luz.

FINAL MULTIPLE

Christian se encontraba muy débil, pero a la vez muy fuerte. Era tener a Victoria a allá, el hecho de que no se rindiera. Su padre le acababa de quitar su parte shek, como castigo de haberle traicionado. Así, moriria. Pero el que no habia visto su padre, y el que nunca entenderia es el amor. Un sentimiento lleno de mágia que convierte al más débil en una persona con esperanza.

La luz de los ojos de Victoria le hacia más fuerte por momentos, y superaba su muerte cada vez más. Es como si le hubieran quitado medio corazón, pero él no se rendia a pesar de to
do el dolor. En cuando pensaba que podia tener una familia con Victoria, ser feliz, y no sentir esas ganas de matar a Jack también, le venian muchas fuerzas para conseguirlo, y unas ganas de vivir impresionantes.

Shail, con toda su alma, empleab
a su mágia para ayudarlo, igual que Victoria.

Poco a poco, Christian se sintió mejor, y consiguió abrir los ojos. Lo primero que vió, fué el rostro de Victoria, y a continuación los ojos verdes de Jack.

Sacó todas las fuerzas que tenia y consiguió pronunciar: -Victoria... te quiero. Y a ti también Jack... gracias por todo. Después de estas palabras, se durmió tranquilamente. Lo habia conseguido. No sabia cómo, pero parecia que podia vivir sin su parte shek.



___________________________________________________________________________


Parecía increíble la manera en como había cambiado todo.

Hacia ya una semana
que Jack se había ido... para siempre. Yandrak, el último dragón, había caído. Victoria ya no sabia como soportarlo... si no fuera por Christian que estaba ahí apoyándola, su vida hubiera acabado por completo. Marcy... era el hijo de ella y Jack. Era exactamente su retrato... ojos verdes y un pelo rubio sedoso. Era como tener a Jack en pequeño... y en cuando le miraba a los ojos, sentía que tenia que luchar por él, por aquel niño... y lo volvía a mirar, y entonces comprendía que los dragones no se habian extinguido completamente, que aún quedaba uno en sus brazos. Exactamente... aunque la pena de la muerte de Jack era aterradora, no podóa rendirse... Nunca.


Tenia el futuro de Idhún en sus manos y en las de Christian. El problema era... que Christian aún era un shek... y si le venian ganas de matar al pequeo dragón? No lo podia permitir... por mucho que quería a Christian, se enfrentaría a él antes de dejar que matara a su hijo.

Shail y Alsan eran como su
s segundos padres. Le cuidaban en cuando ella no podía, y añun así tan pequeño le enseñaban como era Idhún y todas sus regiones, y le contaban las historias y leyendas de esa tierra.

No todo estaba perdido... además, Jack no se habia ido realmente... y nunca se iría. Siempre viviría en el corazón de Victoria, y ella reflejaría todo su amor con la luz de sus ojos.


DIEZ AÑOS DESPUÉS...

Jack está tranquilamente sentado en la hierba alta de su jardín en Idhún.
Su hijo, corre detrás de una mariposa. Él se lo mira con un gran cariño en los ojos, y desea tener a Victoria a su lado. No es fácil compartir la mujer con otro hombre, y que además también tuvieran una hija.


Christian y Victoria vivian en Nueva York, en el ático que ya tenia antes Christian.
Su hija iba a la escuela como todos los demás, pero también sabia los secretos de Idhún. Ella es igual que Victoria... un un
icornio. Pero con el pelo negro y los ojos verdes como su padre.

La verdad, esa situación es de lo más rara... Pero que se le va a hacer.
Para tal de ver a Victoria feliz...


Habian pasado ya 8 años desde que Ashran cayó. Desde entonces Idhún ha estado en paz. Los sheks ya no molestaban, vivian en grandes colonias alejados de la otra gente. Ahora Alsan regna el reino de Vanissar, como tenia que ser. Todo parecia estar en orden. Después de tanto tiempo, por fin Idhún reinaba en paz.


Jack contempla su hijo. Tiene un pelo rubio muy sedoso, y unos ojos marro
nes como los de Victoria. Lo que aún no sabe, es... será dragon o unicornio? O simplemente un niño normal?
Eso no lo sab
en aún, pues solo tiene 3 años... pero ya debe faltar poco para saberlo.